UNASUR UN PELIGRO PARA EL NEOLIBERALISMO

Resultado de imagen para unasur


*Camilo Katari

El anuncio del retiro de varios países de la UNASUR, debe ponernos en alerta respecto a la ofensiva del neoliberalismo en nuestra región, ofensiva destinada a la desintegración de la idea de “Patria Grande” que no es otra cosa que la complementariedad, socio-económica, perdida con la creación de los Estados Nacionales, sobre la base de los interés de las oligarquías regionales.
Nuestro continente ha tenido diferentes procesos de integración uno de los más significativos para la región andina ha sido el pacto andino que luego evolucionó hacia la Comunidad Andina de Naciones (CAN).
En esta oportunidad no entraremos al análisis de las teorías de la integración y sus diferentes niveles o intensidades, lo que nos interesa resaltar es la determinación que el pensamiento político ligado a la expansión y consolidación del capitalismo, como el principal enemigo de los procesos de integración en nuestra región.
La consolidación de políticas capitalistas y/o neoliberales, afincadas en las ideas individualistas que conlleva de economía de mercado, no solamente han impedido políticas de integración sino que han profundizado las ideas nacionalistas llegando a prácticas xenófobas en pueblos que tienen una misma raíz culturas.
Un ejemplo claro de esta situación se encuentra en las relaciones entre Argentina, Bolivia y el Perú, la xenofobia fomentada en la Argentina contra los ciudadanos bolivianos y peruanos forma parte de la ignorancia que se tiene respecto a la historia y a la pretendida superioridad de los migrantes de ultramar  que poblaron parte de los territorios del sur americano.
La integración es un hecho político y no simplemente contiene un aspecto económico, como siempre se ha querido reducir, por ejemplo, a otro mecanismo de integración como es el MERCOSUR que hoy, por los avatares de la política, tiene una mirada más proclive a medidas neoliberales.
Si se concretara el alejamiento de países como Perú, la Argentina y Brasil del MERCOSUR, tendríamos todo el derecho a pensar que se trata de una medida de carácter racista, pues las oligarquías económicas regionales no comparten el principio plurinacional del continente, ocultando de esta manera sus propias estructuras histórico-sociales, definidas por la existencia de las llamadas “primeras naciones”.
En Bolivia, la llamada “Diplomacia de los pueblos”, constituyó una forma novedosa de avanzar en procesos de integración “desde abajo”, configurando un sujeto histórico diferente al de los Estados, en esa medida se trataba de un planteamiento revolucionario, destinado a devolver las decisiones a los pueblos, los únicos y verdaderos depositarios del poder, por lo menos en los términos liberales del entendimiento de la organización política.
La dinámica de la movilización a escala planetaria, ha puesto en cuestión las políticas proteccionistas respecto a la migración, problema que se resuelve en la medida que se profundicen los procesos de integración, los flujos de personas capital y cultural no puede ser tratado de forma unilateral, sino que precisa de una mirada más global, más integrada.
Los desastres ecológicos que siguen su ruta ascendente, tienen en los procesos de integración su posibilidad de ser superados, porque forman parte de un sistema geo-ecológico universal, somos los seres humanos los que nos hemos “desmarcado” de este sistema considerándonos los amos de la naturaleza y hemos procedido a su saqueo sin tomar en cuenta el desequilibrio ocasionado, todo por la política de acumulación capitalista.
Vistos estos antecedentes lo que hoy se plantea en la UNASUR es, por una parte esa muestra de racismo, presente en el discurso de varios gobernantes de la región y por otra la protección de las políticas neoliberales aplicadas en sus países que son contrarias a políticas de integración destinadas a una mejora constante de la vida de los ciudadanos y ciudadanas que forman lo que denominamos pueblo.
Acabamos esta nota, no sin ates sumarnos a la convocatoria de organizaciones sociales y a los movimientos sociales, a los ciudadanos amantes de la Patria Grande, a manifestarse con firmeza ante la búsqueda de pasos desintegradores que van en contra de la construcción de una región unida, soberana y solidaria.
*Camilo Katari, es escritor e historiador potosino